jueves, 18 de noviembre de 2010

Cultura bajo la luna

Gran convocatoria aunque menor promoción por parte de las principales señales televisivas,  la cultura tuvo su gran noche el pasado sábado 13 de noviembre. Más de 540.000 ciudadanos disfrutaron de sus artistas en múltiples expresiones estéticas,  y conocieron en sus museos y espacios culturales las historias, memorias y sensibilidades de una Nación Bicentenaria.
El arte contemporáneo y los espectáculos infantiles fueron los protagonistas descollantes e inundaron la ciudad de nuevos sentidos e infinitas sonrisas.
Pero las verdaderas figuras fueron los vecinos y sus museos y espacios culturales que presentaron una programación excepcional para La Noche de los Museos.
Habría que preguntarse por qué estos eventos tienen menor difusión. Una verdadera tristeza que muchos de nosotros no se haya ni enterado de la existencia del evento.




La TV que preocupa a los padres

Este suele ser un tema muy tratado usualmente pero que sigue sin ser resuelto. ¿Cuál es el espacio televisivo adecuado para los chicos? ¿Existen aún programas enriquecedores?
Hoy día en la televisión es muy difícil encontrar programas o espacios en donde piensen en los chicos y en como intentar entretenerlos de una manera adecuada. Hasta las tradicionales caricaturas sufrieron miles de transformaciones, las cuales nos hacen dudar también de ellas.
En estos tiempos que los padres trabajan todo el día, la televisión ocupa un gran espacio en las tardes de los chicos, con programas vacíos de contenido y hasta muchas veces subidos de tono.

¿Es la televisión una mala maestra?  



jueves, 11 de noviembre de 2010

Autores finiseculares sobre el Siglo XXI

Entre las diversas entradas que conforman este blog, queríamos dedicar una a la presentación de nosotros, los autores, que con mucho esfuerzo y dedicación tratamos de causar interés en todo aquel que entre a leerlo. Sabemos que este tipo de sitio web requiere su tiempo para que pueda encontrar su rumbo y su filosofía de trabajo, por lo tanto estamos contentos y tranquilos con el camino que está tomando.
Para empezar, somos tres los integrantes del staff: Alejandro Di Donato, Ariel Massaccesi y Pablo Martínez. Todos somos estudiantes de la Licenciatura en Publicidad de la Universidad de Morón, y asumimos el compromiso de crear un blog a través de un trabajo práctico de la materia Lenguajes Multimediales. Los tres tenemos 19 años, nacimos entre 1991 y 1992, y las primeras imágenes que empezamos a retener en nuestra memoria son las del fin del milenio. Por tal motivo elegimos la temática de este blog, ya que crecimos con la televisión del nuevo siglo.
En fin, el propósito no es aburrirlos con esta presentación, sino que simplemente queríamos hacernos conocer y que sepan el origen de los que escribimos aquí. De más está agradecer a todo aquel que entra, lee y comenta en este blog, ayudando a su crecimiento tal como nosotros lo hacemos con las entradas. Para finalizar, les comentamos que también nos pueden seguir por Facebook

Vuelve Gran Hermano

Con la vuelta a la televisión del reality show que tanta fama adquirió en los últimos diez años, vuelven las mismas controversias de siempre. Que es una pérdida de tiempo, que está todo arreglado, que se tergiversan los votos, que los participantes tienen relación con el exterior, etcétera. Son muchas las cosas que siempre se han dicho y, me atrevo a afirmar, volverán a ser tema de debate.
Sin embargo no es éso lo que más me llama la atención, aunque sí está directamente relacionado. Es que todo el mundo se quejará de Gran Hermano y dirá que no lo ve, pero el reality show tendrá un altísimo raiting. Lo mismo sucede desde hace varios años con Tinelli y su Bailando por un Sueño. En fin, si a la gente no le gusta, ¿para qué ve dichos programas? ¿Por qué no admite sin vergüenza que los ve? Aunque también podría ser que realmente no los vean y el raiting sea manipulado, aunque la parte inocente de mi persona prefiere no creer eso.


video


miércoles, 10 de noviembre de 2010

El negocio de los recitales en la televisión

La reproducción de recitales ha sido una tendencia que ha crecido considerablemente en los últimos años. Sea en canales de aire o de cable, en directo o diferido, pasó a ser no sólo un atractivo para los fans sino también un arma en la guerra del rating.
Parecería ser que la llegada de Paul McCartney al país revolucionó los medios de comunicación. Esto resulta comprensible, ya que se trata de una leyenda viviente, de alguien que revolucionó la música mundial. Canal 13 ha sido quien adquirió los derechos para televisar parte del recital que el inglés dará en Argentina. En su momento, dicho canal también televisó las visitas de los Rolling Stones, U2, la vuelta de Soda Stereo, y muchos otros, sin contar los especiales que realizan para las fiestas de fin de año con los mejores shows que tuvieron lugar en el país en determinado período de tiempo. Sin embargo, TN parecería ser el más especializado en dichas transmisiones, ya que cuenta desde hace más de diez años con La Viola, programa conducido por el "Bebe" Contempomi. En el mismo, se repasan de manera semanal los mejores momentos de los recitales que se dan en el país, sean de bandas nacionales o internacionales. También se pueden apreciar entrevistas a distintas personalidades, noticias sobre próximos conciertos o lanzamientos de cds, etc.
Sin embargo jamás se transmite un concierto completo. Siempre son fragmentos, pocas canciones, las más populares y/o comerciales. Uno cuando es fanático de alguna banda o solista, y se entera que transmitirán el recital, se ilusiona pensando que verá gran parte del show (ya no se llega a hablar del show completo). La mayoría de las veces esto causa desilución, ya que se pasan las mismas canciones de siempre. Por ejemplo, el mencionado Canal 13 repite incansablemente que tiene los derechos de Paul, y hasta anunció que pasará el recital el viernes 12 de noviembre a las 21.30 hs. Según tengo entendido, el show del inglés dura aproximadamente tres horas, de las cuales creo yo que no se llegarán a transmitir ni la mitad. No sé a qué se deberán dichas políticas, si son convenios que hacen entre artistas y productores, si son sólo caprichos del artista, o simples negocios televisivos. Lo cierto es que ante visitas de tal magnitud como es la del ex Beatle deberían pasar los recitales completos, más pensando en toda la gente que se quedó sin entradas.